Callejeros

CHINA//JET LAG

Cómo ocurre en los primeros minutos del conocido programa de Cuatro, la llegada y el primer día en China ha sido  lo más parecido a un extenso sumario con lo mejor de lo que van a a dar de sí los próximos días. Una jornada maratoniana de más de 40 horas con su jet lag incluido que me ha dejado exhausto, pero sobre todo ansioso por comenzar la inmersión completa en Pekín. (Beijing, Pekín, Beijing, Pekín…)

Nuestra primera visita ha sido el Templo de los Lamas, el templo budista más grande de la ciudad, donde hemos hecho la consabida ofrenda de incienso en cada parada y no nos hemos perdido la enorme representación del buda Maitreya, de casi 20 metros de alto y esculpida en una sola pieza de madera. En un cambio radical (y en taxi, muy económico) nos hemos desplazado al barrio de Sanlitun, una zona moderna, con centros comerciales y muchos occidentales, algunos de ellos del Instituto Cervantes, con los que compartimos un café de tarde, yo al menos con la esperanza de aguantar despierto el resto del día chino. En la misma zona se encuentra un centro comercial bastante agobiante dedicado casi en exclusiva al producto de imitación. Si bien el nuevo iPhone 4 aún no está por los escaparates, si que se pueden ver modelos anteriores, aunque mejor no tocarlos y descubrir su cutre sistema operativo que lo hace funcionar de aquella manera.

La siguiente parada han sido dos hútòngs, como se conocen a los antiguos barrios de la ciudad, donde aún perduran formas de vida más tradicionales entre calles laberínticas, y que poco a poco están desapareciendo del paisaje urbano pekinés. La tarde se ha puesto ventosa y una espesa bruma ha caido cuando llegábamos al lago Hau Hai . Después de cenar, una tormenta de verano nos ha dejado sin taxi, y medio empapados hemos coincidido con unos amigos de Daniel que nos han llevado a una casa pekinesa en mitad de otro hútòng. En una reunión improvisada, americanos, chinos y españoles hemos compartido algunas cervezas chinas y las experiencias de cada cual, ellos sobre todo, ganándose la vida en condiciones aparentemente más prósperas e interesantes que en sus paises de origen.

Aquí, donde Facebook está capado, esta fiesta casual con personas desconocidas a la que es fácil unirse y se es bienvenido, es lo más parecido que se puede encontrar a una red social.

Nosotros le dimos al botón ‘Me gusta’ (o como se llame ahora).

¡Hasta pronto!

Anuncios

3 Respuestas a “Callejeros

  1. Qué envidia cochina!!!! Anda y disfruta, que seguro que allí no te van a buscar los de cruzcampo. Besitos!!

    P.D.: Recuerda… ¡regalito!…. aunque sea un farolillo o un puñaito de pólvora o el buda maitreya (el de verdad, nada de imitaciones)

  2. @Fer, no me digas que no estoy siendo ecuánime, eh?

    @Marta, REGALITOOOO….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s