Moon (Duncan Jones, 2009)

CRÍTICA DE CINE//VIAJE A NINGUNA PARTE.

moon-posterMoon es la primera película del realizador Duncan Jones, y acaba de ganar el premio más importante del Festival de Sitges. Es un film que se distingue del resto, que no juega a lo mismo que la mayoría de sus hermanos: poco convencional, difícil de ver, sereno, humilde y repleto de estimulantes ideas a pesar de su lento discurrir. Cuenta la historia de Sam, un hombre que lleva casi tres años viviendo solo en una base lunar, a punto de finalizar su contrato y regresar a la Tierra. Algo singular le sucede, y entonces… poco más.

Podría ser malentendida como una película donde no pasa nada. Monótonos diálogos y apenas acción. Sin embargo, pienso que encierra algunas lecturas que la hacen valiosa. Para eso es imprescindible no olvidar en los minutos iniciales del film, el collage visual que a modo de introducción se hace de la historia, y que con el posterior desarrollo de la trama es fácil acabar pasando por alto.

En esas imágenes (que recuerdo, forma parte del anuncio de la empresa que articula la vida del protagonista) se encuentra una interesante revelación crítica relacionada con el avance tecnológico, la sostenibilidad y todo lo que a día de hoy se promociona como desarrollo verde. (Según dice la tele, no en la peli, sino en nuestra realidad, si te compras y usas un coche hoy, estás ayudando a proteger el medio ambiente. Insisto, lo dice la tele.) Pero lo cierto es que todos esos avances tienen un coste, aunque parezca que se ha superado en muchas ocasiones el descontrol de los “residuos peligrosos”, lo que genera basura en realidad es el consumo en sí, del tipo que sea. La humanidad, por el camino que va, a pesar de querer limpiar conciencias y hacer lo posible por dejar al personal dormir tranquilo cada noche, incurre de forma indiscriminada en errores de bulto con efectos colaterales irremediables.

En Moon el mundo es casi una continuación de lo que conocemos. Se incide sutilmente en la especial deshumanización de las personas, los logros de la intelegencia artificial y su nada casual afinidad con el protagonista de la historia y sus particulares circunstancias. Las cosas en la Tierra aparentemente van bien, y las pesadillas sobre el Apocalipsis se han esfumado. Pero el problema no ha desaparecido, sencillamente se lo han llevado más lejos. Sam sólo es el coste de la broma. Y las personas quedamos perfectamente retratadas. Chapó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s