La otra crisis

ARTÍCULO//UNA PARADOJA EN CIFRAS

Estos días se anunciaba el dato de la inflación para 2008, una subida de 1,4%, la más baja de los últimos diez años. Politicos de todo signo aprovechaban para insistir en la necesidad de consumir con precios más bajos, como remedio para salir de la grave crisis en la que estamos. Es lamentable, como no, los problemas que acarrea este ciclo económico, pero por otro lado, también me alegro.

Me alegro por esas 34,6 hectáreas de bosque mediterráneo que esta año disfrutarán de vida más larga, al suspenderse la construcción de la urbanización de lujo Los Alcornoques de Corchopán. Me alegro por los 25 mapaches de cola roja, cuya media de vida subirá un 0,02% al mantenerse su ecosistema vivo en los limites de lo razonable. Me alegro por la disminución de 0,34 mg/litro de agentes contaminantes en el ambiente, que harán que al menos 54 personas en Zaratoza tengan menos problemas de asma este verano, debido a la caida de la venta de vehículos un 31,3% durante 2009. Al menos dos linces censados en el parque de Doñarosana, Roque y Tirso, no morirán cruzando la carretera de Mataloscaños, por la disminución del tráfico en 106 coches al día (de media), debido a que menos familias podrán pagarse unas vacaciones en la costa. Me alegro por la colonia de hormigas funambulistas de lomo peludo, que este año tendrá una concentración de residuos radiactivos un 0,5% inferior a otros años, por el cierre de la factoría de pilas de Cegasa, de la que son vecinos. La disminución de operaciones comerciales en las empresas provocará una caida de la demanda de papel de un 3%, y eso supondrá más ahorro que la recogida selectiva de residuos de todo un año en Faguencia.

Consumiremos menos luz, menos calefacción y estaremos, de media, 10,8 minutos más al mes pensando en cómo disminuir los gastos  y hacer nuestra economía más eficiente (pensaremos de día, claro, para no pasar frío). No puedo sino alegrarme también, porque durante esta crisis, un 18% menos de familias cambiará su televisión de tubo aún útil, por un nuevo modelo de plasma. Esto generará un avance de 2,3 metros cúbicos menos de lo previsto del vertido de residuos de Contillana del Robledo, y se calcula que al menos 140 aves emigrantes de África no resultarán intoxicadas de muerte en su periplo hasta el Parque Nacional de los Morancos.

Ojalá pronto acabe esta crisis. Pero algo me dice que hay motivos para preocuparse. El día que la economía resucite, volveremos a la crisis. La otra crisis.

Anuncios

7 Respuestas a “La otra crisis

  1. Ole, ole y ole!
    =)

  2. si todo esto de la crisis tiene que pasar para que la colonia de hormigas funambulistas de lomo peludo vivan mejor… pues adelante, oye! 😉

  3. Oscar aka SuperChoco

    Amen

  4. Es probable que por imperativo lleguemos a ser consumidores mas conscientes , pero tu artículo, con todos mis respetos, me ha parecido un ejercicio de pura demagogia. Es obvio que cuando escribiste esto no estabas en el paro ni afectado por la crisis. Las cosas se ven de otra manera cuando no eres un mero observador, cuesta mas ver los efectos positivos y pensar en alcornoques lejanos y linces que cruzan la carretera cuando es uno mismo el que está jodido. Por otro lado me gustaría saber si tu, entre otras cosas, prescindes de avances tecnológicos por ser mas solidario con el medio ambiente. En fin.

    • Hola Veruca,

      Gracias por tu comentario. Lamento que te lo hayas tomado a la tremenda. Este artículo no he pretendido enfocarlo como un ‘yo contra el mundo’, era un ejercicio de reflexión conjunta con amigos, lectores, contigo, en el que yo soy parte implicada, faltaba más. Ni pretendía pontificar, ni dar lecciones, sólo compartir con autocrítica y cierta ironía. Creo que con tus palabras no has tenido en cuenta el trasfondo de lo que he querido decir. No creo que haya que ser un ermitaño para disfrutar del mundo y de la vida, pero si creo en el consumo responsable y en la austeridad, en un grado flexible, tolerante y adaptable. Todos hemos de aprender.

      Yo gasto, como todos. Pero procuro razonar, procuro racionalizar. Tengo 29 años. No tengo coche, no tengo moto. Porque no los necesito. Pero he tenido que darme cuenta, y eso cuesta con lo agresivos que somos hoy consumiendo.

      Creo que no falto a la verdad sugiriendo que tras la crisis económica, hay una crisis de valores que no se resolverá cuando todos tengamos trabajo.

      No podemos aislarnos y convertirnos en mártires del planeta, pero eso no quita que sea nuestro deber intentar dejar el mundo en mejores condiciones que lo encontramos.

      Te invito a continuar esta reflexión, si con esta aclaración puedo hacer que matices o amplies tu comentario. Gracias!!

  5. Hola Jesús,

    Primero, gracias por contestar.

    No le quito razón al fondo de la cuestión, al de que al ser mas minuciosos con los gastos seamos consumidores mas responsables. Ojalá esto no sea coyuntural y se dilate e el tiempo.Pero el tono de tu artículo, que tu dices irónico, a mi me resultó molesto y demagogo (Aunque no negaré mis susceptibilidad). Por ejemplo, hablas de esa familia que no cambiará su tele de tubo que aún funciona. Y viendo tu profesión y gran afición a lo audiovisual probablemente la tecnología también te apasione, y me imagino (solo me imagino), que tendrás tus “aparatejos” . Eso es lo que me incomodó de tu artículo, la distancia con que (parece) hablas de las cosas.

    Como dijo Ortega y Gasset, “El hombre es él y sus circunstancias”. Y es por este punto por el que no nos encontramos. Yo soy una de esas “damnificadas” por la crisis. Una persona que ha trabajado duro, desde abajo, y que tras casi dos años de crisis, sobreviviendo con proyectos-trabajos intermitentes está al borde de quedarse sin ingresos ( y tampoco tengo coche, ni moto, he vivido siempre de alquiler….)Y tiene que volver al principio, a “mendigar” un trabajo. La sensación, es la de haber tirado mis años pasados, todos mis logros a la basura, por que ya no puedo aspirar, ya no puedo exigir, solo aceptar, y agradecida lo que me den (si me lo dan). Y como yo, habrá mucha gente. Tu autoestima, tu visión de las cosas, incluso tus ciclos de sueño, todo cambia. Tus energía se van todas a buscar soluciones personales para salir hacia delante. Y mi reflexión es la de que el sistema es muy frágil. Que uno se va a la mierda en un plis. Como ves este es otro enfoque, otra reflexión. Que no es ni mas, ni menos acertada que las tuya. Solo es otra, las que viene de otras circunstancias.

    Un saludo

    • Buenas tardes Veruca,

      no estoy discutiendo qué punto de vista es más acertado sobre la crisis económica. Tu reflexión además la comparto, pero no es el objeto de mi argumentación. Lo que te discuto es tu juicio sobre los contenidos del texto a partir de suposiciones sobre mis hábitos como consumidor (sin base alguna).

      Al margen de la crisis económica, mi preocupación en el texto es la cantidad de recursos que gastamos para mantener nuestra calidad de vida. Resalto una paradoja: la caída del consumo es un respiro para el entorno natural. Con un poquito de ironía. Y ya está. Es una realidad; no veo que tenga nada de demagogo por mi parte ni que haya en mis palabras el menor atisbo de insensibilidad hacia quienes sufren la crisis económica, pues el contenido, con el que por cierto titulo el artículo, es precisamente ‘la otra crisis’.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s