Desconecta de la realidad

CRÍTICA DE CINE// LA OLA (Dennis Gansel, 2008)

¿Sería posible en nuestros días que se repitiera una escalada de poder similar a la que terminó confluyendo en el nazismo? Esta es la inquietante hipótesis de partida de La Ola, desarrollada en un argumento que trata de validarla en el contexto de un instituto alemán, donde un profesor somete a sus alumnos a una progresiva inmersión, aparentemente ficticia, en un sistema autoritario de relaciones sociales, que intenta ser crítico, pero que termina escapando de control. Más que el fin, que se intuye al inicio de la película, lo interesante de la propuesta reside a priori en descubrir los medios y mecanismos de los que se valen unos y otros participantes en el ejercicio para que de forma fortuita el juego de roles termine autoimponiéndose sobre el orden preestablecido de la realidad.

Sin embargo, y pese a la advertencia, tan seria como objetable, de que el film está basado en hechos reales, lo cierto es que todo el desarrollo fracasa en cuestiones fundamentales que simplifican hasta extremos sonrojantes la alteración de las personalidades y sus motivaciones, y que finalmente desemboca en el efecto contrario: no demostrar la teoría que plantea, lo que no quiere decir que no pueda ser cierta.

Sigue en Las Horas Perdidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s